Acerca de Ðaosorios

Atheist | Skeptic | Blogger | Activist | Journalist

Yogui charlatán acusado de acoso sexual

Ya vimos que el yoga es peligroso y antes que ser un ejercicio sano para el cuerpo, es charlatanería más que nada.

Por eso no es de extrañar que el fundador de la modalidad de bikram yoga esté en líos con la justicia por pretender pasarse de listo con una de sus estudiantes:

Sigue leyendo

Anuncios

No me gustan los derechos de autor. De hecho, me parecen una aberración del tamaño de un castillo. ¿Por qué?

Porque las ideas pertenecen al mundo del sentido, es decir pertenecen a la humanidad, por lo que no son de nadie -más bien son de todos- y por eso nadie se puede lucrar de ellas.

Siempre lo he dicho: el acceso a la cultura debe ser GRATIS. Ni por entrar a un museo ni por recibir una obra de arte, ni por adquirir un libro uno debería pagar un centavo. Las obras de arte no deberían poder pertenecer a galerías privadas.

¡Las ideas NO SON DE NADIE!

Es tan sencillo como eso. Los derechos de autor tienen tanto sentido como vender parcelas de la Luna.

Pero las editoriales, las disqueras, las productoras de cine y televisión y las empresas de creación de software y hardware están empeñadas en esta impostura.

Faltaría más. ¿Qué tal pagando derechos de autor a Дмитрий Ивáнович Менделéев (Dimitri Mendeleiev) y a Julius Lothar von Meyer -o sus descendientes- cada vez que compráramos la Tabla Periódica? ¿Y qué hay de pagarle a la descendencia del gran Sir Isaac Newton porque no salimos volando cada vez que estamos desnudos?

Pues resulta que este despropósito tiene su sartal de esbirros en la red.

Twitter ya empezó: borra con más facilidad un tweet por orden de un gestor de derechos de autor que una cuenta pro-nazi.

Los chicos de YouTube no se quedan atrás. Ante la leve sospecha de que un video es material con derechos de autor lo eliminan o le quitan el sonido.

Detrás de estas acciones se encuentran el Warner Music Group (WMG) y sus lacayos, la SGAE en España y lo que en Colombia es SAYCO-ACINPRO.

Es como si YouTube se olvidara que uno es inocente hasta que se pruebe lo contrario. Aplican una lógica inversa -una ilógica-: uno es culpable hasta que pruebe su inocencia.

Traducido a la administración de los videos, esto quiere decir que todos los usuarios de YouTube buscamos lucrarnos cada vez que subimos un video y salvo que uno pruebe que no es así, cualquier video protegido con derechos de autor será borrado o silenciado.

Pues bien, hoy fui a buscar el video oficial de “Sell Out” del grupo Reel Big Fish pues me gusta bastante y resulta que no está. Originalmente yo lo había visualizado en el canal de la disquera pero ahora lo quitaron. Así, sin más.

Finalmente lo encontré en la competencia de YouTube, en Dailymotion (espero que les guste. Comentario al margen: me parece curioso que la letra de esta canción tenga tanto que ver con el asunto de marras):

Ahh, por poco se me olvida. Este problema tiene solución. Quien suba un video debe seguir los siguientes pasos ante la más mínima sospecha que YouTube le informe acerca de los derechos de autor:

1) Seleccione “Resolve Copyright” en el video con problemas de derechos de autor.
2) Baje y seleccione la opción “I want to learn more about this dispute process“.
3) Baje y seleccione la opción “Take me to the dispute form“.
4) Seleccione la opción #2 y PEGUE la siguiente oración en la barra de texto:

Copyright Disclaimer Under Section 107 of the Copyright Act 1976, allowance is made for ”fair use” for purposes such as criticism, comment, news reporting, teaching, scholarship, and research. Fair use is a use permitted by copyright statute that might otherwise be infringing. Non-profit, educational or personal use tips the balance in favor of fair use.

5) Llene el resto de la información de esa página. Use su nombre REAL y continúe
6) Baje en la siguiente página y seleccione “Submit dispute“.

Lamento las instrucciones en inglés pero ese es el idioma en que tengo mi YouTube. Supongo que sabrán usar el Traductor Google.